Érase, es, y será a lo largo de los tiempos estelares la leyenda sobre VILLA QUESILUNA -el lugar de donde yo vengo- y sus habitantes. Comparto con vosotros una parte de la misma con preciosas ilustraciones, cedida amablemente por Ratoncitos Dulces Sueños para el blog Risueños. Espero que la disfrutéis en vuestras siestas terrícolas.

¡Saludos estelares!

Deja un comentario